Revalorizar la vejez

Revalorizar la vejez, un gran reto

Los mayores debemos contribuir a la revalorización de la vejez construyendo una vida con sentido, rica y feliz.

Aceptar la realidad de ser mayor, con todo lo que conlleva, en un mundo que rechaza la vejez, es un gran reto.

Tratamos de integrar distintas polaridades dirigiendo nuestra existencia entre:

  • Continuidad/Cambio
  • Pasado/Futuro
  • Negación/Aceptación
  • Soledad/Conexión
  • Salud/Enfermedad
  • Autonomía/Dependencia

Y asimilar la limitación del tiempo futuro y personalizar la muerte. Dar verdadero valor al tiempo y aceptar nuestra propia finitud son parte de un proceso de duelo que puede aumentar la calidad de vida. Puede servir como acelerador y no como freno, estimulando una evaluación de propósitos, un reordenamiento de prioridades y una mayor valoración de las relaciones significativas.

Los mayores tenemos la oportunidad de desarrollarnos espiritualmente, de progresar en la búsqueda de autenticidad y llegar a ser más nosotros mismos.

Pero necesitamos reconocer nuestros miedos y asumir la parte obscura de envejecer. Porque los miedos y las sombras son tan reales como las oportunidades de renovarnos y crecer. Y solo podemos llegar a completarnos como seres humanos si no nos avergonzamos de lo que somos, ni lo negamos o escondemos detrás de una falsa juventud. Avanzaremos en nuestro desarrollo personal si afrontamos las distintas caras del envejecimiento y las compartimos con nuestros seres queridos.

Ya hemos aprendido que la vida nos pone a prueba y que no es fácil mantener un equilibrio entre luz y obscuridad. Pero hemos de intentarlo acentuando lo positivo y aceptando lo negativo. Y sin perder de vista el bienestar de los que nos rodean.

Comparte:
Sin comentarios

Escribe un comentario